Cómo jugar al Mahjong

Cómo jugar al Mahjong

Cuál es el origen del Mahjong

El Mahjong es un juego de gran popularidad e influencia especialmente en Asia y Estados Unidos que hace varios años también puede jugarse por internet en múltiples plataformas y formatos. Jugarlo no solo es muy entretenido sino que permite el desarrollo de una buena agilidad mental.

Sus orígenes se cree que se remontan al siglo XIX en China. Con el tiempo fue exportado a países vecinos y luego a Occidente, especialmente a los Estados Unidos. Fue así que a la versión original se le sumaron las variantes japonesa, coreana, estadounidense y solitario, entre otras. Aquí se explica todo lo que es necesario saber para jugar y ganar en este atrapante juego de rompecabezas.

Objetivo del juego

Para jugar al Mahjong se requiere una combinación de habilidad, inteligencia y suerte. Puede jugarse tanto en solitario como entre cuatro jugadores. De cualquier manera, siempre garantiza un buen entretenimiento a quien lo juega.

El objetivo del juego es lograr la combinación de fichas ya sea en pares o tríos iguales. También se pueden formar escaleras compuestas por tres fichas numéricas de la misma clase y con valor numérico consecutivo. Para lograr un Mahjong y ser el ganador del juego es necesario que completar cuatro combinaciones de tres fichas más un par.

Las fichas del Mahjong

En su versión original, el Mahjong está compuesto por una serie de 144 fichas o tejas diferentes con forma parecida a las del dominó. Cada una tiene símbolos que representan diferentes caracteres chinos y están, a su vez, divididas en tres clases: bambúes, círculos e ideogramas. Las múltiples versiones del juego pueden presentar un número diferente de fichas, agregando o eliminando algunas.

En los comienzos, las fichas estaban hechas de papel hasta que se empezaron a fabricar en marfil, madera y bambú. Actualmente se suele utilizar plástico, pero se siguen fabricando obras de arte en distintos materiales.

Hay tres clases de fichas:

  • Bambúes: llevan un número de símbolos correspondientes al valor, con la excepción del As, que es representado con la figura de un pavo real o un gorrión;
  • Círculos: presentan pequeños círculos con el valor de la carta;
  • Idiogramas: ven su valor expresado en la parte superior con números chinos en negro y en la parte inferior llevan un ideograma en color rojo.

Cada ficha numérica tiene cuatro clases y hay cuatro fichas que representan los vientos este, sur, oeste y norte con un ideograma relacionado con el punto cardinal. Como si fuera poco, hay fichas de tres dragones: rojo, blanco y verde. La ficha del dragón rojo tiene unas letras en el mismo color; la del blanco es una ficha completamente blanca que puede o no tener un marco vacío; y la del dragón verde se suele representar con un personaje de ese color.

Por último, hay fichas conocidas como “honores supremos”: son tejas que representan las cuatro estaciones y cuatro flores. Por lo general, los principiantes suelen dejarlas de lado.

Estrategias para ganar en el Mahjong

Antes de participar del juego, es importante tener una estrategia adecuada para poder ganar, y es esencial comprender las instrucciones y las reglas del juego. Para jugar este juego en línea es preciso comprender aspectos cruciales, como la explicación de las fichas y los puntajes.

La primera estrategia que se recomienda es pensar siempre con antelación: se necesita observar cuidadosamente y tener el ojo entrenado. Como ocurre con el ajedrez, al realizar un movimiento hay que considerar las siguientes posibilidades.

Suele ser bueno enfocarse primero en las capas superiores. Al principio hay que priorizar estas fichas y, si hubiese más de una posible combinación, optar por aquellas que permitan retirar estas capas. De esta forma, se dejará abierta la mayor cantidad de fichas para la próxima jugada.

Priorizar las fichas de un valor alto cuando se juega con fichas de diversas puntuaciones para retirarlas lo más pronto posible también suele ser de ayuda. Si ninguna de ellas está disponible, se debe prestar atención a las fichas de un valor alto que sería posible dejar abiertas con una o dos fichas.

Es clave guardar los pares que no dejen nada abierto para otro momento. Si es posible retirar un par de fichas que no dejen nuevos pares abiertos, se las debe dejar como respaldo y, en cambio, enfocarse en los pares que maximicen las posibilidades en movimientos futuros.

Al jugar en línea hay ciertas cosas que pueden ser de ayuda tanto para principiantes como para ávidos jugadores. Una de ellas es la pestaña de pistas. Muchas de las plataformas online cuentan con esta herramienta que es ideal para ayudar a quienes aún están aprendiendo a jugar. El ordenador puede avisar cuando se hayan acabado los movimientos y qué movimientos se pueden realizar, lo cual es de gran utilidad. También permite reiniciar el juego en caso de quedar atascados antes de que termine y hasta mezclar nuevamente las fichas restantes.

Cómo se juega al Mahjong original

Al igual que en el dominó o juegos de cartas, antes de empezar hay que mezclar las fichas. Éstas se deben acomodar en una fila de dos pisos rodeando el perímetro del tablero; los jugadores verán sus fichas de juego frente a ellos en una fila doble. Cada uno de ellos recibe 2.000 puntos repartidos en cuatro fichas: una de 1.000, una de 500, cuatro de 100 y diez de 10.

El lugar que ocupa cada jugador no es aleatorio sino que se obtiene tirando dados: quien obtenga el valor más alto tendrá como viento el Este, que es el principal. Luego viene el Sur a su derecha, el Oeste, al frente y por último, quien obtenga el valor más bajo obtendrá el Norte.

Una vez ubicados los jugadores, se reparten las fichas en el sentido de las agujas del reloj y en grupos de a cuatro. Se empieza por el Este y se sigue con el Sur, Oeste y Norte. Esto se repite hasta que cada uno de ellos tenga en total 13 fichas excepto por el Este que tendrá 14. Las últimas catorce tejas, conocidas como “techo” deben separarse del resto.

Al comenzar el juego, un jugador roba una ficha de la pared del juego y, comparándola con el resto de las fichas que tiene en su haber, debe comprobar si puede hacer combinaciones o no. Puede quedarse con la ficha robada o descartarla, pero siempre debe tener 13 fichas. Conforme avanza el juego, se van formando combinaciones en la pared o en la fila de los jugadores. De este modo, la pared se irá acortando y las fichas que se pongan sobre la mesa aumentarán. Por su parte, las combinaciones que estén formando los jugadores en su intimidad seguirán ocultas a la vista de sus oponentes.

Es posible recoger la última ficha descartada por un oponente, pero en este caso tendrá prioridad el jugador que reclame la ficha. Como contraprestación, dicho jugador tiene que enseñar a sus oponentes la combinación de fichas lograda. Luego se retoma el juego, iniciando desde el último jugador.

Un jugador gana –hace Mahjong– al hacer todas las combinaciones posibles. Tras decir estas palabras, el juego se para y el ganador debe mostrar sus fichas. Por último se cuentan los puntos de los demás jugadores.

El juego se completa al finalizar cuatro rondas de cuatro partidas cada una. Cuando la ronda termina, el papel del Este pasa a desempeñarlo el Sur y cuando el jugador que inició como Este termina su turno como Norte (es decir, cuando se completa la vuelta), significa que la primera ronda ha finalizado. En caso de que el jugador Este gane, no pasa su rol pero tiene la capacidad de bloquear la ronda, lo que hace que mantenga su rol hasta perder. Al final de las cuatro rondas, ganará el jugador que haya obtenido más puntos.

Cómo jugar al solitario Mahjong

En caso de querer jugarlo por cuenta propia, estamos hablando de “solitario Mahjong”. Las reglas son las mismas independientemente de que se juegue en línea o empleando fichas de verdad. El solitario Mahjong es un juego de rompecabezas de ordenador muy popular, por lo que es fácil encontrar una forma de jugarlo. Buscando en línea se obtienen innumerables servidores que disponen del juego. También es posible descargarlo al ordenador o al móvil.

Lo primero que hay que hacer es elegir una disposición. En su versión en línea, hay cientos de disposiciones diferentes para usar, aunque en general se emplea la disposición clásica china de «araña”. Según la que se elija, el juego tendrá muchas o muy pocas fichas «abiertas», es decir, será más o menos fácil.

Una vez elegida la disposición hay que comenzar a jugar. Para ello hay que retirar las fichas «abiertas» en pares, es decir, aquellas que no están cubiertas ni atrapadas por otras. A cada par potencial le corresponden más de dos fichas, por lo que es preferible enfocarse en las que se considere vayan a dejar abiertas la mayor cantidad de fichas. El juego termina cuando no haya más combinaciones o cuando se hayan retirado todas las fichas.

Es importante revisar la puntuación, que se basa en una combinación de la cantidad de fichas retiradas y la velocidad de juego. Además, se otorga una bonificación si se retiran todas las fichas. En muchos casos, los conjuntos de Mahjong otorgan diferentes puntuaciones a los conjuntos de fichas según cuán raras sean. Una de las mayores ventajas de jugar Mahjong en línea es que el sistema se encarga de llevar automáticamente la puntuación.

El Mahjong es, sin dudas, súper atrapante y se ha ganado un sinnúmero de jugadores nuevos a partir de su versión digital. Si te gustan los juegos de rompecabezas y buscas un desafío, no puedes dejar de probarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *