Qué es el hándicap en las apuestas deportivas

Qué es el hándicap en las apuestas deportivas

Para quienes no se relacionan con los deportes o las apuestas, el término hándicap puede ser desconocido. Sin embargo, este término trasciende en muchos otros aspectos de la cotidianidad, es decir su implementación o uso no es exclusivo para los deportes.

Entonces, ¿qué es el hándicap en las apuestas deportivas? Por definición, el hándicap es una desventaja o circunstancia desfavorable en una de las partes, es decir algún participante por alguna condición o circunstancia posee menos posibilidades que sus contrincantes para alcanzar una meta u objetivo. En el contexto de las apuestas deportivas el hándicap es la herramienta que se emplea para nivelar las desventajas que existen entre dos jugadores o equipos. Cuando un rival es muy superior a otro, las casas de apuestas le asignan un hándicap o desventaja que a su vez se convierte en una ventaja para su contrincante, y esto hace que resulte más parejo apostar por uno o por el otro.
Esta ventaja es numérica y se le suma al resultado final.

En palabras simples se le suman o restan puntos a los participantes, siendo más frecuente al que se encuentra en desventaja. Sin embargo puede ser al contrario. Esta ventaja es con la intención de establecer resultados menos disparejos entre los competidores. El hándicap se utiliza más frecuentemente en los deportes basados en puntajes, como el fútbol, baloncesto, tenis o rugby, entre otros.

Las apuestas con hándicap existen para hacer más emocionantes los eventos deportivos y que resulten más atractivos para aquellos que disfrutan apostando.

Los centros de apuestas utilizan esta táctica en muchas apuestas, sin embargo, para los postores no representa ninguna diferencia, en vista que la forma de realizar la apuesta sigue siendo exactamente igual. Entre las casas de apuestas que funcionan con hándicap se destacan Luckia, William Hill, Sportium, esta táctica permite continuar con las apuestas en caso de empates.

¿Qué son las apuestas con hándicap?

APUESTAS DEPORTIVAS

Para nivelar el terreno de juego entre dos equipos o jugadores los corredores de apuestas ofrecen además de las opciones clásicas de ganar, perder o empatar una opción llamada apuesta con hándicap.

En este caso, se aplica un hándicap expresado en forma de puntos negativos al equipo o jugador considerado como favorito. Una vez finalizado el evento deportivo, al resultado final se le restará el hándicap asignado al favorito y de esta manera se determina si la apuesta fue exitosa.

Para explicarlo de otra manera utilizaremos un ejemplo. Supongamos que un atleta olímpico compite en una carrera de 100 metros contra un aficionado cualquiera. Apostar en esta carrera resultaría aburridísimo, ya que resulta obvio quién tiene las mayores chances de ganar. Sin embargo, si al aficionado se le permitiera largar desde la mitad de la pista, le estaríamos dando una ventaja de 50 metros sobre el atleta olímpico y entonces el resultado de la carrera sería más difícil de predecir. Así es como funciona el hándicap. Poniendo al favorito en una cierta desventaja, las chances de que el ganador sea uno u otro rival se vuelven más parejas y eso torna más emocionante la posibilidad de apostar por un resultado u otro.

Las apuestas con hándicap se aplican a prácticamente todos los deportes en los que se enfrentan dos competidores. Son muy comunes en el fútbol y pueden encontrarse también en balonmano, hockey o waterpolo, deportes en los que estas apuestas se asignan en cantidad de goles de diferencia. En el baloncesto o en el rugby el hándicap se fija en la cantidad de puntos anotados. En el tenis, por su parte, el hándicap se asigna a la cantidad de juegos o de sets ganados. Algunas casas de apuestas también ofrecen hándicap sobre la cantidad de golpes que un jugador de golf realiza sobre una ronda de partido.

Qué es el hándicap en las apuestas deportivas

¿Cuál es la diferencia entre el hándicap europeo y el hándicap asiático?

Existen básicamente dos tipos de apuestas con hándicap: el europeo y el asiático. El europeo es el más comúnmente utilizado en España y en el resto de Europa. Por su parte, el asiático requiere mayor capacidad de análisis y es el elegido por los jugadores más experimentados. El hándicap europeo consiste en que el adversario más débil se beneficia pues se suman puntos que fueron restados del adversario más fuerte o destacado. Por su parte el hándicap asiático es muy particular.

El hándicap europeo es un tipo de apuesta tradicional 1×2 en la que se resta un número entero de puntos o goles al favorito. La apuesta se determina en función del resultado del evento después de ajustar el hándicap. Este resultado puede ser cualquiera de tres opciones: victoria del local, victoria del visitante o empate.

Apostar el empate en este tipo de mercado, es apostar a que sumando los goles del partido al resultado con el cual comienza el encuentro (el hándicap), el resultado final debe ser un empate.

El hándicap asiático es originario de Indonesia y actualmente se utiliza principalmente en las apuestas futbolísticas. Esta modalidad parte de la base de que en un partido de fútbol existe una diferencia en la calidad percibida entre los dos oponentes. El diferencial varía de acuerdo con una serie de factores situacionales, tales como el rendimiento histórico de ese equipo, la formación, la fortaleza financiera del club, si juega como local o visitante y la disponibilidad de los jugadores, teniendo en cuenta quiénes están suspendidos o lesionados. Todos estos factores son tomados a consideración por las casas de apuestas para establecer cuáles son las probabilidades de éxito de un equipo en cada partido.

Estas disparidades percibidas entre dos rivales pueden ser mínimas, y por ende dejan márgenes de rendimiento muy bajos en los mercados de hándicap europeo. Los mercados de apuestas con hándicap asiático contrarrestan ese sesgo eliminando la opción de empate, lo que resulta en mejores probabilidades.

Esta es por lo tanto la principal diferencia entre el hándicap europeo y el hándicap asiático: este último elimina la posibilidad del empate ya que ofrece ventajas de medio gol. Al asignar el número de goles con los que arranca un equipo como 0,5; 1,5; 2,5; etc. siempre habrá una ventaja clara para un lado o el otro una vez finalizado el partido.

Otro deporte en el que el hándicap asiático es muy popular es el baloncesto. En este deporte se anotan muchos puntos y las diferencias en los resultados suelen ser muy amplias. Además, como en el baloncesto no existe el empate, el hándicap asiático es donde mejor se aplica.

La mayor ventaja del hándicap asiático es que al reducir el número posible de resultados de tres a dos, eliminando el empate, las probabilidades de éxito de una apuesta son del 50%.

Algunos ejemplos

Tomemos como ejemplo que deseamos apostar en el derbi catalán entre el FC Barcelona y el Espanyol. Las casas de apuestas dan como favorito al Barça que cotiza a 1,16 por ganar el partido, mientras que la victoria de los Periquitos se paga a 15 euros por cada euro apostado. En caso de empate se pagan 7 euros.

Si por cualquiera sea el motivo queremos apostar a favor del Barcelona, pero consideramos que la cuota por su victoria es baja y deseamos mejorar nuestro retorno, lo más conveniente es mirar los mercados de hándicap. En este caso, si apostamos a favor del Barça con hándicap -1, el partido empezaría para nosotros 0-1 a favor del Espanyol, por lo que el Barcelona tendría que ganar por 2 o más goles de diferencia para que nuestra apuesta resulte ganadora. Esta apuesta con hándicap cotiza en nuestro supuesto partido a 2 euros, en lugar de los 1,16 originales.

En cambio, si apostamos por el Espanyol con hándicap +2 el partido empezaría para nosotros con un 0-2 y por tanto, todo empate o resultado que no sea una victoria blaugrana por 3 o más goles de diferencia nos haría ganar la apuesta. Incluso con una derrota por 1-0 del Espanyol saldríamos victoriosos. Aquí la cuota sería de 4,20 euros. Previsiblemente, las cuotas varían en función del grado de dificultad del hándicap que seleccionamos para apostar.

Si aplicaramos a este ejemplo la modalidad de hándicap asiático podríamos apostar a que el Barcelona gana con hándicap de -1,5. Esto modifica un poco los supuestos en los que ganamos la apuesta o la perdemos, y termina por eliminar definitivamente las posibilidades de empate (por ejemplo, si el Barça gana el partido con un gol no empatamos, sino que seguimos perdiendo nuestra apuesta al ser el resultado final de 1-1,5).

Consejos a la hora de apostar con hándicap

Antes de aventurarse a hacer una apuesta deportiva es importante entender bien qué tipo de hándicap se está aplicando. Conocer su funcionamiento puede ser determinante a la hora de elegir esta modalidad.

Es recomendable realizar siempre un análisis de los factores que inciden sobre un equipo para que sea considerado favorito. Hay que saber detectar cuándo una competencia cuenta con un claro favorito para poder sacar mayor provecho de una apuesta con hándicap. Siempre es útil consultar los resultados recientes de los competidores para ver si concuerdan con las cuotas ofrecidas por las casas de apuestas.

Las apuestas con hándicap requieren de un cierto entrenamiento por parte del jugador para encontrar la manera de sacarle mayor provecho a esta dinámica. Es importante detenerse a analizar los fallos cuando se pierde, y llevar un seguimiento del rendimiento de los diferentes equipos.

Conclusiones

Las apuestas con hándicap están orientadas a nivelar las chances de los competidores y a hacer más emocionante el juego. Sin embargo, no siempre es necesario jugar en estos mercados. No es fácil comprender de buenas a primeras cómo funcionan los mercados de apuestas con hándicap. Es recomendable practicar este tipo de apuestas sin arriesgar demasiado en un principio para poder aproximarse a esta modalidad de manera responsable y así ir entendiendo cómo sacarles ventaja.

Lo más importante es saber determinar cuándo un evento merece una apuesta con hándicap y cuándo no para poder disfrutar más de este tipo de juego.

Las apuestas deportivas con hándicap son legales en España y están reguladas por la Dirección General de Ordenación del Juego. Las páginas de apuestas reguladas son fáciles de identificar ya que cuentan con el dominio .es; tienen el logotipo y el link de Jugar Bien y de Juego Seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *